Juan Carlos Onetti / Biografía

Juan Carlos Onetti

DE OTROS MUNDOS

BIEVENIDO, BOB
LA CARA DE LA DESGRACIA
JACOB Y EL OTRO
BICHICOME
EL CERDITO
EL GATO
EL IMPOSTOR
ELLA
LA ARAUCARIA
*
ANTONIO MUÑOZ MOLINA / ONETTI ME MARCÓ DESDE SIEMPRE
JULIO CORTÁZAR / ONETTI
ONETTI /  CUENTOS COMPLETOS / RESEÑA
CESAR DI CANDIA / ONETTI Y LA GENERACIÓN DEL 45

FICCIONES
CASA DE CITAS / ONETTI / DOLLY
CASA DE CITAS / ONETTI Y EL INQUISIDOR
CASA DE CITAS / ONETTI / EL COMPROMISO DEL ESCRITOR
CASA DE CITAS/ ONETTI / DURAR FRENTE A LA VIDA

MESTER DE BREVERÍA
LA MANO
LOS BESOS

Juan Carlos Onetti

EL LOBO ESTEPARIO

Nació en Montevideo, Uruguay, el 1 de julio de 1909, y murió en Madrid, España, en 1995. Durante décadas ejerció el periodismo en Montevideo y Buenos Aires. En esta ciudad vivió dos largos períodos: 1933-1939 y 1942-1955. Secretario editor y jefe de redacción del semanario uruguayo Marcha y corresponsal en la agencia de noticia Reuter, primero en Montevideo y luego en Buenos Aires. Fue nombrado director de Bibliotecas Municipales en su ciudad natal y. además, hizo parte de la dirección de la Comedia Nacional. En 1962 obtuvo el Premio Nacional de Literatura. Se casó cuatro veces. La primera vez con María Amalia Onetti, una prima, en 1929, en Montevideo. La segunda con María Julia Onetti, otra prima y también en Montevideo. Pero fue Dolly su mujer definitiva. No obstante, su relación amorosa con la poeta Idea Vilariño es otra de sus grandes obras: rara, insondable, enredada y profundamente apasionada. En una revista que leí en mi adolescencia consideraban a Onetti el lobo estepario de la literatura y hablaban más de sus mujeres que de sus mismos libros. A pesar de todos esos amores, siempre se la ha visto como un hombre solitario, marginado y un poco amargado.
Onetti es autor de El pozo (1939), Tierra de nadie(1941), Para esta noche (1943), La vida breve (1950), Los adioses (1954), Para una tumba sin nombre (1959), El astillero (1961), Tan triste como ella (Cuentos, 1963)Juntacadáveres (1964), Tiempo de abrazar (1974), Dejemos hablar al viento (Premio de la Crítica en España, 1979) yCuando ya no importe (1993). Alfaguara reunió la totalidad de sus cuentos en Cuentos completos (1995), donde al lector lo esperan por lo menos media docena de obras maestras.
El pozo, con una tirada de 500 ejemplares, se editó con mucha dificultad en Montevideo, en papel de embalar marrón, y parece que no se agotó en dos décadas. La primera reimpresión es de 1965, cuando Onetti ya había escrito siete novelas y una docena de cuentos. La misma suerte tuvo su obra maestra, La vida breve, que demoró más de quince años en agotarse y que no mereció más que “tibias reseñas críticias”, como recuerda Emir Rodriguez Monegal en el prólogo de las obras completas publicadas por Aguilar. El crítico Homero Alsina Thevenet, más conocido como HAT, el Señor Sombrero, cometió con esta novela (Marcha, número 590, 24 de agosto de 1951, página 14) una de las equivocaciones más célebres de la literatura latinoamericana, una frase que es como para enmarcar en la pared de las desgracias: “no es probable que trascienda más allá de sus amistades”.
Así como hay escritores destinados a la gloria, Vargas Llosa y García Márquez lo confirman, en Onetti prima la vocación para el fracaso. Con una obra maestra, “Jacob y el otro”, perdió el premio internacional de cuentos de Life en español (Nueva York, 1960). El afortunado fue Marco Denevi, el famoso autor de Rosaura a las diez, con “Ceremonia secreta”, que dio origen al perverso film de Joseph Losey. Con la novela la suerte fue igual. En 1941, en un concurso organizado por la editorial Farrar & Rinehart, de Nueva York, Onetti se presenta demasiado pronto para disputar el premio a El mundo es ancho y ajeno, de Ciro Alegría, un escritor ya desdibujado en estos días, “y peca por anacronismo por ser un adelantado de la nueva novela”. Pero no basta con esta derrota internacional. En esa misma época, en la vecina Buenos Aires, Onetti presenta Tierra de nadie a un concurso de Editoral Losada y debe conformarse con el segundo puesto. El ganador, Bernardo Verbitsky, con una novela que ya nadie recuerda, Es difícil empezar a vivir. Ni como jurado cambiaba la suerte del lobo estepario. La anécdota parece inventada y no fue así. Se sabe que alguna vez, en Montevideo, Onetti fue jurado de un concurso de cuento y terminó en la cárcel. Pero el broche de oro lo constituye, sin duda alguna, el prestigioso Premio Rómulo Gallegos. “En 1967 llega demasiado tarde para poder disputar seriamente el premio a Vargas Llosa, y su anacronismo es el de todo precursor”, señala Rodríguez Monegal. Nada puede hacer Juntacadáveres frente a la brillante construcción verbal de La casa verde y Onetti pierde en Caracas el Premio Rómulo Gallegos. El reconocimiento le llega tarde, pero sin duda será duradero. Se le considera una de las figuras cumbres de la literatura contemporánea, con una trayectoria de escritor admirablemente severa, implacable y fascinante.
Vivió retraído en Madrid desde 1975, tirado en una cama, como uno más de sus personajes, y en 1980 recibió el Premio Cervantes. Luis Harss lo describe así en Los Nuestros: “En la lenta llovizna, metido en un voluminoso abrigo, doblado bajo el peso de la ciudad, avanza, opaco, un sonámbulo en la noche insomne. Como la ciudad, lleva con fatiga la carga de los años. Es alto, enjuto, con mechones blancos en el pelo gris, ojos desvelados, labios torcidos en una mueca dolorosa, alta frente profesoral, las huellas de la renuncia y del desgano en su andar de oficinista envejecido… Como los personajes de sus libros…, «es un hombre solitario que fuma en un sitio cualquiera de la ciudad…, que se vuelve por las noches hacia la sombra de la pared para pensar cosas disparatadas y fantásticas». Parece huérfano, desocupado y ausente, males que padece desde siempre, por algún defecto de naturaleza, algún fracaso interior que remonta por lo menos a la adolescencia, «cuando ya nada tenía que ver con ninguno». Vive incomunicado, en soledad y desamparo. Fue justamente su aislamiento físico y moral, según ha afirmado, lo que hizo de él un escritor, a pesar de sí mismo, por razones desconocidas, a partir de un hábito que se convirtió en  «su vicio, su pasión y su desgracia». Lleva su cruz inclinando los hombros, como si purgara una culpa innominada e imperdonable.”
Dice Antonio Muñoz Molina en el prólogo de Cuentos completos: “los héroes de Onetti eran los más pacíficos, los más inútiles del mundo. Lo único que hacían era fumar, preferiblemente echados bocarriba en la cama, fumar e inventarse cosas, contar embustes y enamorarse de mujeres sensuales que bebían en los cafés o de muchachas angélicas cuya perfección y dulzura no podían ser merecidas por nadie”.
Onetti le confesó a Michi Strausfeld en la revista El Paseante: “Todos estamos condenados a la muerte. Entonces, yo creo —por mi experiencia, no lo puedo afirmar— que la compensación que tenemos es estar enamorados; el amor físico, sentirse feliz, siempre con una mujer, e infinitamente más cuando se ama. El sexo es maravilloso, es una felicidad total si se emplea un producto que no se puede comprar en la farmacia: el amor. Para mí fue más importante que la literatura. Si no existieran las mujeres, hubiera escrito el doble de libros”.

Triunfo Arciniegas
Pamplona, 2011

Bibliografía
Novelas y novelas cortas
6.  Una tumba sin nombre, Montevideo, Marcha, 1959. ( 2.ª ed.,Para una tumba sin nombre, Montevideo, 1967.)
9.  Tan triste como ella, Montevideo, Alfa, 1963.
10. Juntacadáveres, Montevideo, Alfa, 1964.
13. Cuando entonces, Madrid, Mondadori, 1987.
14. Cuando ya no importe, Madrid, Alfaguara, 1993.
Recopilaciones y antologías de cuentos
1.  Un sueño realizado y otros cuentos, Montevideo, Número, 1951 (prólogo de Mario Benedetti).
2.  El infierno tan temido, Montevideo, Asir, 1962.
3.  Jacob y el otroUn sueño realizado y otros cuentos, Montevideo, Banda Oriental, 1965.
4.  Cuentos completos, Buenos Aires, CEAL, 1967.
5.  Cuentos completos, Caracas, Monte Ávila, 1968.
6.  La novia robada y otros cuentos, Buenos Aires, CEAL, 1968.
7.  Novelas cortas completas, Caracas, Monte Ávila, 1968.
8. Obras completas, Madrid, 1970 (prólogo de Emir Rodríguez Monegal).
9.  Cuentos completos, Buenos Aires, Corregidor, 1974 (prólogo de Jorge Ruffinelli).
10. Réquiem por Faulkner y otros artículos, Montevideo, Arca-Calicanto, 1974.
11. Tiempo de abrazar y los cuentos de 1933 a 1950, Montevideo, Arca, 1974 (coord. de Jorge Ruffinelli).
12. Presencia y otros cuentos, Madrid, Almarabú, 1986.
13. Cuentos secretos. «Periquito el Aguador» y otras máscaras, Montevideo, Marcha, 1986 (selección y prólogo de Omar Prego).
14.  Novelas y relatos, Caracas, Biblioteca Ayacucho, 1989 (prólogo, cronología y bibliografía de Hugo Verani).
15. Cuentos completos, Madrid, Alfaguara, 1994.
16. Periquito el Aguador y otros textos, Montevideo, Marcha-Intendencia Municipal de Montevideo, 1994 (recopilación y prólogo de María Angélica Petit).
17. Confesiones de un lector, Madrid, Alfaguara, 1995.
18. Cinco novelas cortas, Caracas, Monte Ávila, 1997.
19. Obras completas, Barcelona, Círculo de Lectores, 2005 (edición de Hortensia Campanella).
Artículos y otros textos
1.   Prólogo a Lloverá siempre, de Carlos Denis Molina, Montevideo, 1967.
2.  «Felisberto, el naif», Cuadernos Hispanoamericanos, 1975; 302, pp. 257-259.
3.  «Por culpa de Fantomas», Cuadernos Hispanoamericanos, 1974; 284, pp. 221-228.
4.  «Varias grandezas y grandes camelos», Nuevo Texto Crítico, 1988; 1(2), pp. 195-197.
5.  «Prefacio a Los siete locos», Review, 1982; 31, pp. 34-38.
6.  Juan Carlos Onetti y Mario Benedetti, Correspondencia, Montevideo, Posdata, 2000 (edición, prólogo y cronología de Pablo Rocca).

Voz de Juan Carlos Onetti

Bienvenido Bob

[Cuento]
12 de noviembre de 1944
Voz del autor

Santa María II

Selección de “El Astillero”
1955
Voz del autor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s